Entrevista con Manuel Borja-Villel. Director del MNCA Reina Sofía

Reina Sofía

En 1990, el entonces denominado Centro de Arte Reina Sofía, fue reinaugurado como Museo Nacional.

Para celebrar su 20 aniversario, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, ha elaborado un completo programa de actividades del 14 al 28 de noviembre, en el que las nuevas lecturas de la colección ocupan un papel protagonista.

Manuel Borja-Villel, su Director desde hace casi tres años, ha accedido a contestarnos unas preguntas sobre la institución. Quiero agradecerle desde aquí su tiempo y amabilidad al responderla.

Madrid, 15 de noviembre de 2010

El Reina Sofía es un Museo y también un Centro de Arte. ¿De qué forma favorece la creación?
La combinación de ambas facetas del museo, una colección en constante reescritura y las distintas propuestas comisariales de las exposiciones temporales, tienen la misión conjunta de intervenir en el debate artístico del presente, rompiendo prejuicios, proponiendo nuevas genealogías, marcando otros rumbos y abriendo nuevos debates para los creadores. La dicotomía entre colección y exposiciones temporales debe romperse en esa función conjunta de interpelación y de apertura a la discusión pública del ámbito de la creación contemporánea. La colección ya no es algo estático y del pasado ni la exposición es algo exclusivamente vinculado al acontecimiento puntual y a la novedad.

La reorganización de la colección, ha sido una de las sus grandes apuestas. ¿Ha reaccionado el público cómo Ud. esperaba ante esta novedosa propuesta?
Si, de hecho hemos ampliado el número de visitantes y en parte se debe a estas nuevas lecturas que ofrecemos de la Colección. El feedback que nos llega es que la gente disfruta de los diferentes puntos de vista que hemos establecido y de la mezcla de géneros. Sabemos que, por ejemplo, la incorporación del cine en el recorrido expositivo está teniendo mucho éxito.

El cine y la fotografía han empezado a entrar en el Reina Sofía. ¿Podemos esperar que también las nuevas tecnologías ocupen la atención del Museo?

Por supuesto, estamos trabajando en ello. De hecho ya hemos adquirido obras interesantes para la colección que van en esa dirección. La misma naturaleza de estas obras nos ofrece oportunidades muy interesantes para reflexionar sobre la presentación de las piezas y el papel del museo en su difusión. Es un reto que nos parece muy estimulante.

¿Cómo se consigue mantener un espacio público dedicado al conocimiento, cómo el Reina Sofia, al margen de las influencias de colecciones privadas y corporativas?

Manteniendo la idea de servicio público en todo momento y con profesionalidad.

Usted ha indicado que no busca estar en el top 10, pero lo cierto es que las cifras de visitantes avalan su modelo, y la previsión para este año es de 2,1 millones de visitas. ¿Cómo se consigue?
Con el esfuerzo y el trabajo de un gran equipo.

La idea de Museos en red que Ud. defiende, ¿nos permitirá disfrutar de las colecciones de otros museos de arte contemporáneo cómo el MoMA o la Tate?
¿Por qué no? Siempre que sea en base a un estudio previo y con una finalidad justificada.

¿Cuál es la exposición o el evento, de los organizados por el Museo, del que se siente más orgulloso?
Esto es como si le preguntas a un padre cuál es su hijo predilecto, pero si tuviera que decantarme por alguna, quizás elegiría la retrospectivas de Nancy Spero y Thomas Schutte o la exposición Principio Potosí.

¿Qué podemos esperar para esta temporada en el Reina Sofía?

El próximo día 23 de noviembre y con motivo del 20 aniversario del Museo, presentamos una nueva lectura de la parte de la Colección correspondiente a los años 40,50 y 60. Para mostrar las aproximadamente mil obras, se ha triplicado el espacio expositivo dedicado a este periodo del arte de vanguardia ubicado en la  4ª planta del edificio Sabatini, que ahora presentamos en todo su esplendor, con nuevas adquisiciones y un importante número de legados y depósitos.
Por otro lado, el día 25 inauguramos una de las exposiciones más importantes de la temporada: Atlas, ¿Cómo almacenar el mundo? Esta exposición propone hacer visible el nuevo marco de pensamiento introducido por el historiador de arte alemán Aby Warburg (1866-1929) La muestra es muy ambiciosa, tanto en lo que respecta a sus dimensiones como a la cantidad e importancia de obras expuestas (alrededor de 400 obras de multitud de artistas, desde Goya, Man Ray, Kasimir Malévitch, László Moholy-Nagy, Max Ernst, George Grosz, o el propio Warburg hasta Antoni Tàpies, Joseph Beuys, Francesc Abad, Zoe Leonard, o Sol Lewitt.

¿Lee habitualmente también blogs para estar al día de lo que acontece en Madrid?
Sí, algunos especializados en arte contemporáneo, pero sólo de vez en cuando.

Finalmente, ¿cuál es su rincón favorito de Madrid?

Lo siento, no podría elegir otro: el Museo Reina Sofía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.